lunes, 2 de enero de 2012

La Importancia de ser optimista: evidencias del mercado laboral

Optimismo, carisma y flexibilidad, valores para encontrar el primer trabajo

¿Cómo empezar con buen pie en el mercado laboral? Ser optimista. Varios estudios han desvelado que este tipo de estudiantes tienen más éxito a la hora de buscar su primer trabajo. También ayudan el carisma y la flexibilidad para aceptar diferentes ofertas.

Optimismo, carisma y flexibilidad, valores para encontrar el primer trabajo

¿Hasta qué punto es bueno ser optimista? Ser positivo es una cualidad que habitualmente se identifica como buena y un reciente estudio ha confirmado que puede ser útil incluso en el mercado laboral. Los profesores de Fuqua School of Business Ron Kaniel y David Robinson y el profesor de Yale School of Management Cade Massey han llevado a cabo una investigación titulada ?La Importancia de ser optimista: evidencias del mercado laboral? que ha dado interesantes resultados.

La investigación se ha llevado a cabo con 350 alumnos MBA desde el momento en el que traspasaron la puerta de la escuela de negocios. Los profesores llevaron a cabo diferentes test psicológicos que medían el optimismo de los estudiantes y al mismo tiempo monitorizaron su proceso de búsqueda laboral con un análisis cada seis semanas y dos semanas después de haber abandonado las aulas.

Los resultados del estudio son bastante claros: los estudiantes más optimistas encontraban un trabajo antes y con menos esfuerzo que el resto. Además, dos años después de completar su MBA también habían logrado más ascensos y antes que los alumnos más optimistas. Un razonamiento simplista, según explica Robinson a La Tercera podría llevarnos a pensar que las personas optimistas son mejores, lo que les lleva a tener una mejor imagen de sí mismos y por lo tanto a contar con expectativas más altas. Sin embargo, esto no funciona así, si no más bien al contrario.

El estudio identifica a los optimistas con los llamados optimistas disposicionales frente a los optimistas situacionales.En Apsique definen al primero como ?a una manera constante de enfrentar los hechos en la que se da una generalización de expectativas positivas de obtener buenos resultados, es decir, es un estilo de enfrentar la vida que involucra una disposición positiva. Por otro lado, se entiende por optimismo situacional al mecanismo que surge frente a un evento estresante y que permite enfrentar de mejor forma dicho evento. No es una disposición o manera de enfrentar la vida constante, sino que se da frente a una situación particular, generalmente una situación estresante?.

En términos generales, el informe considera que el optimismo disposicional es un rasgo de personalidad estable que tiene un marcado impacto en los resultados de la búsqueda de empleo sin que haya otros factores externos que puedan explicarlo. Y es que de forma general los alumnos optimistas tampoco tenían mejores notas que el resto de estudiantes. Sin embargo, sí se detectaron otras características como el carisma, o por lo menos así lo consideraron quienes cursaron el MBA con ellos. Además, habían valorado las amistades como el tesoro más preciado de su paso por la escuela.

Cuando se pregunta por qué las personas optimistas tienen más fortuna o mayor habilidad a la hora de buscar trabajo hay varias explicaciones. La primera que esta actitud les hace abordar de otra forma todo el proceso, con búsquedas menos intensas y menor carga dramática. A esto hay que añadir que por lo general se trata de personas más afables y con las que es más sencillo relacionarse. Del mismo modo, responden mejor ante malas noticias o una contestación negativa, lo que les hace más válidos para las entrevistas laborales.

Y una vez se haya conseguido su trabajo,

los optimistas también tienen más posibilidades de ascender, en parte por lo ya mencionado y en parte por su mayor disposición al trabajo, algo que Robinson ya exploró en un estudio anterior titulado ?Optimismo y decisiones económicas?. En el mismo se exponía además, que el optimismo es positivo y beneficioso, aunque sólo en las dosis adecuadas. Un exceso de optimismo también puede ser negativo porque nubla su capacidad para tomar decisiones a más largo plazo.

Más información:

La Importancia de ser optimista: evidencias del mercado laboral

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada